El anteproyecto de Ley para la reforma del texto refundido de la LEY CONCURSAL con el objeto de adaptar la Directiva Europea sobre reestructuración e insolvencia incluye diferentes medidas para mejorar los mecanismos existentes.

Una de las principales novedades es que se habilita un nuevo procedimiento de insolvencia solo para autónomos y microempresas que cuenten con menos de 10 trabajadores. Es un proceso más rápido y sencillo que se realiza de manera online, de forma que se agiliza la tramitación y se reducen los costes.

Con esto se incrementan las posibilidades de la continuidad de la empresa si es viable. El periodo de negociación con los acreedores será un máximo de 3 meses y en caso de que no haya acuerdo o no sea viable, la liquidación se realiza a través de una plataforma online.

Los requisitos para acogerse al procedimiento:

  1. Haber tenido durante el año anterior una media de menos de 10 trabajadores.
  2. Tener un volumen de negocio anual inferior a 2 millones de euros o un pasivo inferior a dos millones según las últimas cuentas del ejercicio anterior a la solicitud.

No hay limitación en cuanto al número de acreedores, ni al volumen de masa pasiva o activa, lo que posibilitaría encaminar por este trámite concursos que en la actualidad se tramitan como ordinarios.

Y es que más del 90% del tejido empresarial español está compuesto por microempresas por lo que esta reforma es un elemento esencial para dar solución a la crisis de las microempresas, lo cual es una de las principales motivaciones de la transposición al Derecho español de la Directiva.